lunes, 27 de diciembre de 2010

Frank style BBQ spare ribs.


Es cierto que no es una buena fecha para esta receta, pero tambien es cierto que no nos vamos a pasar todos los días de la Navidad comiendo pavo, cordero o polvorones. Además, en estos días es cuando más tiempo tengo para cocinar.
La receta me la ha pasado un buen amigo, y en su honor he titulado esta forma de hacer las costillas. Es muy sencilla de hacer y bastante económica, teniendo en cuenta que la carne que vamos a emplear son costillas de cerdo.

Los ingredientes que vamos a emplear son:

Una tira de costillas de cerdo.
Salsa BBQ (yo he utilizado Hunt´s, podeis utilizar cualquier otra o incluso hacerla vosotros en casa).
Sal.
Pimienta.

Además se pueden emplear otros ingredientes para enriquecer la salsa o darle el toque personal que os guste.

Ajo.
Vino.
Miel.
Mostaza.
Salsa de Soja.
Azucar moreno.

Entrando en faena:

Mientras precalentamos el horno a 180ºC, salpimentamos las carne por ambos lados y la ponemos sobre una larga tira de papel de aluminio (mas del doble de largo que la carne). Se le puede echar un chorrito de aceite y un poco de vino, aunque no es necesario debido a la cantidad de grasa que tienen las costillas. Cerramos el papel sobre si mismo encofrando la carne y plegando los bordes para que el vapor no salga. Lo llevamos al horno y lo dejamos unos 35 minutos. Si la carne nos gusta mas hecha, lo dejamos unos 5 minutos más.

Mientras se hace la carne (solo si queremos darle un toque personal), en un cuenco echamos la salsa barbacoa, a la que añadiremos un ajo bien picado, un chorrito de salsa de soja, la misma cantidad de vino (blanco o tinto, al gusto), un poco de miel, un poco de mostaza, una cucharada de azucar moreno. Estos últimos ingredientes ya vienen en la mezcla de la salsa, pero siempre hay gente a la que nos gusta potenciar ciertos sabores. Mezclamos todos los ingredientes muy bien en el cuenco hasta que la carne termine de hacerse.

Sacamos la bandeja del horno y con cuidado abrimos el paquete. Con un pincel de cocina vamos pintando las costillas con la salsa. No deberíamos escatimar en las cantidades puesto que lo bueno de esta receta es la salsa. Una vez bien embadurnada la carne, la metemos al horno para que se gratine. Unos 6 minutos por cada lado. La temperatura del grill no debe ser demasiado alta, pues podría quemar la salsa perdiendo su sabor característico.

Para terminar, a la hora de la presentación, podemos echarle por encima un poco de cebolla frita crujiente y como acompañamiento no le vienen mal unas patatas fritas a lo pobre. Eso si, se hace casi imprescindible un vino tinto, que si me permitís aconsejaros y para no subir mucho el precio os recomendaría Cepa Gavilán, un Ribera de Duero de la bodega Hermanos Pérez Pascuas.

Espero que lo probeis y os guste.

6 comentarios:

n4n0 dijo...

Estan de muerte. Yo me metí 2 de esas entre pecho y espalda :P Este ramon apunta a estrella michelin.

tatita dijo...

Me parece una receta muy buena pero creo que hay que cogerle muy bien el punto al horno...se quedaron un poco crudas para mi gusto, pero de sabor estupendas!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el BLog¡¡¡
Magnífica receta, que supera ampliamente a la original, desde luego la que yo te pasé es mucho más sencilla de preparar que esta..
Solo un pero, creo que sin salirnos de la Ribera del Duero, le iría mejor a estas costillas un Mibal 2009.
Saludos , Frank.

Anónimo dijo...

Una sugerencia, ayer comiendo en uno de esos tipicos restaurantes americanos, que por lo demas no valia nada, me acorde de tu receta...al costillar le ponian por encima cebollica crujiente, estaba muy bien!!

Blanca VICENTE DE HARO dijo...

Estoy de acuerdo en todo menos en el vino, no tengo nada en contra del ribera del duero, pero creo que tenemos en la region excelentes vinos que no tienen nada que envidiar a ningun ribera del duero ni rioja. Deberiamos de aprender ha valorar mas lo nuestro. Un saludo y excelente blog, un saludo.

Oreikiko dijo...

Estoy de acuerdo en lo que dices del vino, e incluso diria más. Cuando hablamos de los vinos de la tierra, generalmente sienpre nos vamos a las mismas marcas, y hay otros "menos conocidos" que la gente debería descubrir. Los Cucos de Viña Elena, por ejemplo.
Muchas gracias por tu comentario.