viernes, 28 de enero de 2011

Bizcocho de Piña.

En el mundo del Bizcocho creo que no hay nada nuevo bajo el Sol, esta es una forma de hacerlo que hasta hoy nunca lo había hecho así, ni mejor ni peor, distinta a los tradicionales bizcochos, quizás recuerde un poco al pan de Calatrava al llevar caramelo en la parte superior, pero un vago recuerdo al fin y al cabo.
La primera vez y como prueba lo he hecho pequeño, usando exactamente la mitad de las medidas que os voy a dar.

Los Ingredientes.


Para el Bizcocho.

  • 1 Yogurt de piña.
  • 1 Medidas del vaso de Yogurt de aceite de oliva.
  • 2 Medidas del vaso de Yogurt de harina de trigo.
  • 2 Medidas del vaso de Yogurt de azúcar.
  • 1 Medidas del vaso de Yogurt de harina de maíz.
  • 4 Huevos.
  • 1 Sobre de levadura.
La Decoración.
  • 1 Lata de piña en almíbar en rodajas.
  • 4 Cucharadas de azúcar.
  • Mantequilla.

La faena.

Ponemos en un cazo las 4 cucharadas soperas de azúcar con un poco de agua y hacemos el caramelo mientras fundimos la mantequilla y pintamos con ella el fondo del molde que utilizaremos para el bizcocho para evitar que se pegue. Una vez tengamos el caramelo hecho, lo echamos en el molde sin temor a que se solidifique, pues con el calor del horno y la mantequilla lo podremos desmoldar sin problema.
Cubrimos el fondo del molde, sobre el caramelo, con la piña en rodajas, la decoración está lista, solo nos queda hacer el bizcocho.

Para el bizcocho, echamos todos los ingredientes en un bol usando el vaso del yogurt como medida y mezclamos bien para que no queden grumos, si es necesario metemos la batidora. Ya tenemos la masa que meteremos dentro del molde, sobre la piña. Si nos ha sobrado piña, la podemos meter en trocitos dentro de la masa y precalentamos el horno a 180º.
Cuando el horno este caliente, metemos el molde protegido con papel de aluminio pues la parte inferior al estar mezclada con el caramelo tarda más en hacerse y podemos quemar la superior, pasados unos 25 minutos, quitamos el papel de aluminio y dejamos otros 20 minutos mientras se acaba de hacer. De todas formas, es recomendable pinchar con un cuchillo o un palillo para comprobar que esté hecho por dentro y no dejarlo en el horno si vemos que la parte superior se nos esta quemando.
Solo nos queda desmoldar el bizcocho procurando que no quede caramelo en el molde y disfrutarlo.

No hay comentarios: