viernes, 21 de enero de 2011

Calamares rellenos.




Decir calamar y relleno puede significar muchas cosas, los hay de atún, de rape, de espinacas, de queso, de huevo y jamón, de marisco, de carne .... Esta es la receta de los calamares que siempre comíamos en casa, con magra y morcón y una salsa a base de vino dulce. Su elaboración no es demasiado complicada, eso si, es una receta laboriosa al tener que limpiar bien los calamares, pero una vez que se le ha cogido el tranquillo, es coser y cantar.
Ingredientes:
  • 8 Calamares (a ser posible que sean gorditos).
  • Harina.
  • Para el relleno.
  • 200 grs de magra de cerdo.
  • Morcón del blanco 1/4 (mejor que el anaranjado).
  • 2 huevos batidos.
  • Pan Rallado.
  • Sal y pimienta.
Para la salsa.
  • 1 Vaso de vino dulce (moscatel).
  • 1 Vaso de agua.
  • Sal.

La Preparación.

Limpiamos bien los calamares, no tienen por que ser frescos, podemos usar descongelados, los vaciamos e incluso de damos la vuelta para que no quede nada de nada, quitamos las pieles, y separamos los tentáculos y las aletas.
Hacemos una masa con la magra y el morcón picados, añadimos las aletas y los tentáculos del calamar en trozos muy pequeños añadimos 2 huevos batidos, pan rallado y salpimentamos mientras mezclamos todo bien.
Tenemos los calamares y tenemos el relleno, ahora hay que hacer bricolaje y meter el relleno dentro del calamar. Lo que he hecho para ganar tiempo es meter el relleno en una bolsa de congelar y le he cortado una de las puntas inferiores haciendo una especie de manga pastelera. Introduzco la boca de la manga en el calamar y apriento mientras se va llenando. Una vez que el cefalópodo esta lleno, con unos palillos lo cerramos, lo pinchamos para que no se reviente mientras se van cocinando y lo enharinamos y sellamos con harina la apertura para evitar que salga relleno. Si hemos hecho masa de más, podemos hacer unas albóndigas con lo que nos ha sobrado.

En una sartén, calentamos aceite y freímos los calamares hasta que se doren, a continuación los pasamos a una olla con el aceite, los vasos de vino y agua y sazonamos, llevamos a ebullición, tapamos y dejamos en el fuego entre 25 y 30 minutos a fuego medio para que la salsa reduzca y se quemen los alcoholes. Si hemos hecho las albóndigas, hacemos estos mismos paso. A la salsa no hace falta echarle nada para espesar pues tomará la harina de los calamares.
La degustación.
Hay gente a la que no le gusta mezclar carne con pescado. Esta es una receta que lo hace, a pesar de eso os la recomiendo pues no son sabores muy marcados y el resultado es riquísimo pues el moscatel le da un sabor afrutado maravilloso.

1 comentario:

micaelo dijo...

Con 8 calamares comeis toda la familia? o estais a dieta o prudentemente no querian calamares?