miércoles, 23 de marzo de 2011

Bizcocho Cebra.

Esta es la receta de un bizcocho de dos sabores y colores, de los cuales uno es de chocolate y el otro admite gran variedad. Lo más común es el bizcocho de limón. Yo hoy lo he hecho con uno a base de queso mascarpone. Como la mayoría de los bizcochos es bastante sencillo de hacer, el truco esta en como verter las dos masas en el molde para darle la forma bicolor de la cebra, blanco sobre negro o negro sobre blanco, para los gustos....

Los Ingredientes.
  • 150 grs de azúcar.
  • 1 Tarrina de queso mascarpone (entre 200 y 250 grs).
  • 150 grs de aceite de girasol.
  • 5 Cucharadas soperas de cacao en polvo.
  • 250 grs de harina de trigo (puede admitir un poco más).
  • 3 Huevos.
  • 1 Sobre de levadura.
La Decoración.
  • Azúcar glacé.
  • Mantequilla para untar el molde.

La faena.

La elaboración no tiene mucha historia, como decía antes, este es un bizcocho de lo más típico, solamente que antes de hornearlo, lo separamos y teñimos una mitad con chocolate. También varían los ingredientes con los que hemos hecho hasta ahora, al no poner yogurt y en cambio, añadir una tarrina de queso mascarpone.
Para ir ganando tiempo, vamos precalentamos el horno a 180º, untamos el molde con un poco de mantequilla y reservamos. Mientras, en un bol batimos las claras de los huevos casi hasta llegar a punto de nieve y le vamos añadiendo el resto de ingredientes poco a poco, mezclando bien. El azúcar, las yemas, a continuación el aceite y el queso, hasta conseguir una masa homogénea, dejando la harina que mezclaremos con la levadura para el final. Es preferible tamizarla previamente para facilitar la mezcla y evitar los grumos. Según nos guste, podemos añadir más harina, hasta que admita la masa (Solamente nos debe quedar sin añadir, el cacao en polvo).
Aqui viene la diferencia con los otros bizcochos. Separamos la masa en dos partes practicamente iguales, a una de ellas le añadimos el cacao y lo mezclamos todo bien.
Ya sólo nos queda verter la masa en el molde. Para esto hay varios trucos, pero quizás, el más sencillo sea este. Ponemos en el centro del molde una cucharada de la mezcla de cacao y encima dos cucharadas de la masa blanca. A continuación, y encima de la blanca, otras dos de la de cacao y así sucesivamente hasta terminar con las masas.
Llevamos el bizcocho al horno precalentado que bajamos a 170º y dejamos cocer unos 45 minutos. Aunque como siempre, no todos los hornos son iguales, y pasados unos 40 minutos, pinchamos el bizcocho con un palillo y si éste sale limpio, el bizcocho esta listo.
¡Al ataque y cuidado con los leones!

No hay comentarios: