domingo, 6 de marzo de 2011

Restaurante La Buchara - Murcia.

Hacía mucho tiempo que venía oyendo hablar y bien de este restaurante, y estando en la plaza de Raimundo González Frutos sería un crimen hacer una cocina mediocre. Es un local amplio con salida a dos calles, decorado de manera elegante y con buen gusto, muy espacioso y tranquilo.
Hoy es comida y nada más sentarnos, el camarero nos trae las cartas mientras ofrece bebidas. La carta es bastante clara, no deja lugar a la duda y a veces es de agradecer, el tomate partido con bonito en salazón y aceitunas gordal rellenas, es eso y no otra cosa. Mientras nos decidimos, nos trae una brocheta de cazón en adobo francamente rica. Como siempre, pedimos varios platos al centro y luego un plato principal. Empezamos con unas delicias de queso Camembert sobre terciopelo de frutos rojos, un nombre muy poética para unos dados de queso rebozado sobre mermelada de frutos del bosque. Un plato simple, pero si os gusta el Camembert, os gustará. Seguimos con un revuelto de jamón ibérico estrellado con patatas, donde el jamón brillaba por su ausencia y lo poco que había, estaba cortado de una manera pésima. De todas formas, huevos y jamón, ambos ricos son.
El último entrante, un risotto de setas variadas, magret de pato y parmesano estaba delicioso, aunque más era un arroz caldoso que un risotto. De todas formas, al Cesar lo que es del Cesar y ese arroz era digno del mismísimo cónsul.
Los principales fueron una parrillada de carne, un pastel de verduras y una paletilla de cordero a la murciana, correctos.
Llevaba un fin de semana de mucho comer y había decidido no pedir postre, café como mucho, pero vi en la carta unas palabras mágicas, leche frita flambeada con helado de turrón y como homenaje al Rincón de Pepe, al desaparecido Rocío y a otros tantos grandes restaurantes murcianos donde es su postre estrella decidí pedirlo. ¡Que decepción! lo debieron flambear a las 9 de la mañana, la leche frita demasiado apelmazada y el helado industrial. Cada vez es más difícil encontrar un sitio donde te hagan una leche frita en condiciones. El vino fue Cepa Gavilán del 2008, cafés y una agradable sobremesa.
Mi valoración de la Buchara es de 6, gana con el ambiente, pero la cocina no deja de ser normalilla. El servicio correcto aunque una vez más, debe ser dificilísimo traer todos los platos al mismo tiempo. El precio un poco elevado, unos 40 euros. Es un restaurante comodín, para ir muy de vez en cuando y en aquellas ocasiones en que los gustos culinarios de los comensales difieren notablemente. Es casi perfecto para las comidas familiares donde coincidan al menos tres generaciones.
Para finalizar y este esta siendo mi caballo de batalla, quiero hablar de la bodega. Tiene una carta de vinos muy extensa que nos permite disfrutar de vinos muy interesantes, pero si triplican el precio del vino en comparación con las tiendas. ¿no están tirando piedras contra su propio tejado?. Con precios más económicos, quizás la gente bebería mejores vinos y saldrían, seguramente, mas satisfechos de la comida.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo he probado el risotto de La Buchara y no me gustó nada, me pareció duro, flotando en caldo y que no pegaban nada los trozos requeteduros de pato...para gustos..!!!!

peanbernabe.blog dijo...

Crítica respetable, aunque todas lo son, pero yo diría que un poco precipitada.Del revuelto estrellado diría que el corte del jamón no es malo, sino que debe de ser mas grueso, mas que nada para no parecer que te comes unas chip. Porque el jamón se fríe.

Y luego hacer una aparición digna de un gran mago, para hablar de la leche frita. No pretendas que en todos los sitios te la hagan igual. Otra, que está flambeada al momento. Y muy curioso por cierto que para recibir tantos desprecios, la foto de la "cutre" leche frita de la buchara, -como seguro que se te ocurrió llamarla- aparece, y otra vez, por arte de magia en la foto principal de tu blog.
Claro que también puede ser, -por tu comentada "hinchazón" y tu faltra de hambre-. Porque los manjares a presión, no dejan de ser purés.

Oreikiko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oreikiko dijo...

Peanbernabe: No entiendo mucho tu comentario. La foto de los huevos se ve que había muy poco jamón, no digo otra cosa. Y una leche frita flambeada, ha de ser eso, una leche frita flambeada. Si no pusiera en la carta flambeada, no lo la hubiese pedido. Lamento que no te guste mi entrada, pero simplemente puse mis sensaciones, sin ánimo de ofender. Aunque siendo el cocinero de la Buchara, es lógico que no te guste la crítica. Pero has de verlo por el lado constructivo, que esa era mi intención.