sábado, 12 de marzo de 2011

Restaurante Lagun - Murcia.

Hace unas semanas leí en la prensa que habían abierto un restaurante vasco en Murcia, y, cosa nada rara, lo ponían bastante bien. No por ser vasco, sino porque este periódico en cuestión siempre habla bien de los restaurantes.
Han pasado cuatro semanas y hemos tenido la oportunidad de cenar en el restaurante Lagun, en la calle Navegante Macías del Poyo, en Murcia. Nada más entrar me sorprende ver la cantidad de espacio libre que hay entre mesa y mesa, el restaurante no es excesivamente amplio, pero al no abusar de mobiliario, no da sensación de pequeño. Estaba lleno y en ningún momento sentimos agobio o que el servicio flojeara. Quizá el hilo musical un poco alto. Nos sentamos y enseguida nos traen las cartas y nos ofrecen alguna bebida junto a un aperitivo. La carta no es muy amplia, pero lo que tienen suena muy bien. Como habitualmente hacemos, para no complicarnos, nos dejamos asesorar y optamos por un menú degustación, es una buena forma de probar muchos platos, si es la primera vez que se va a un restaurante. Todos menos uno de los comensales que esta tocado del estómago y pide un lomo de merluza a la vasca. Aquí no obligan a tomar el menú a todo el mundo. En estas, se presentó el chef y se ofreció a ayudarnos por si teníamos alguna duda.
A un ritmo más rápido del deseable, van trayendo los primeros platos. Empezamos con un Carpaccio de cecina con aceite de oliva y almendra, que viene acompañado del segundo, queso camembert a la brasa con caramelo de Licor 43 y naranja. La combinación del queso con la naranja y el licor es todo un acierto. Enseguida, sin haber terminado, trajeron el croquetón de ibérico con una crema de yogurt y mostaza, una crema muy suave que en nada ensombrecía a la sabrosa croqueta. Para terminar con los "caprichos", unos buñuelos de bacalao en brocheta acompañados de un dulcísimo alioli de miel.
Cambio de tercio, viene un pescado y una carne, pero antes un refrescante sorbete de petit verdot. El pescado es un taco de bacalao asado, estaba rico, pero hace dos minutos nos habíamos tomado una brocheta de bacalao, el cuerpo pide algo distinto. La carne, una carrillera de ternera glaseada. La carne se deshacía en la boca y la salsa estaba de mojar pan. Todo regado con un vino joven que entraba en el menú, Carramimbre, un Ribera de Duero con 4 meses de barrica que no desmerecía en absoluto tan rico menú. Otro acierto de la casa. Mientras tanto, nuestro pobre amigo, el enfermo, se quedó sin probar bocado mientras alababa su lomo de merluza.
Para terminar, el postre de la casa, un mix de dulces y piña, que si bien es cierto que todo estaba rico, su simpleza contrastaba con el resto del menú. Y cafés, se nos ocurrió pedir un asiático. No tenían, pero el chef, Joseba se ofreció a aprender a hacerlo, aunque le fue imposible al no contar con todos los ingredientes. Fue todo un detalle por su parte. Todo ello por 36 euros, con las bebidas, cafés, servicio y propina, unos 40 euros por comensal. El servicio rápido, educado y agradable. La carta de vinos, un poco escasa pero nada subida de precio. Tienen menús de diario a un precio muy atractivo.
En la sobremesa estuvimos charlando con el chef y nos contó, entre otras cosas, la filosofía de Lagún. Un hombre con las ideas muy claras. Su mercado no es el vino, por eso no encarece el producto más de lo necesario. No tiene mucha gente ni en cocina, ni en el servicio, por lo que sirve las mesas que pueda atender de forma correcta, ni una más, si no hay mesa para hoy, inténtelo otro día. Creo que Lagun va a dar mucho que hablar en los próximos años y puede que se convierta en uno de los referentes de la gastronomía de Murcia en un futuro. Además aumentará mucho su potencial cuando exploten la terraza del bulevar con tapas vascas, como nos anunció. Mi puntuación es de 8. Lo recomiendo y estoy seguro que cuando vuelva, mi puntuación será mayor.

El teléfono de contacto es 968 96 95 94 / 697 34 37 61



2 comentarios:

Juan Guerra dijo...

Interesante restaurante. Yo he ido unas 5 veces... El género que tienen es de primera calidad, sin adornos, aunque bien presentados. Destaco los tacos de bacalao y el cogote de merluza, anque el chuletón también está muy bueno. Para mi gusto tiene dos defectos: El local es muy ruidoso cuando hay gente y al cocinar los platos importantes a baja temperatura a veces te los saca ya templados, por lo que a los 5 minutos están fríos.

Jorge dijo...

Hay que probar que suena igual que tiene que saber. Gracias