martes, 24 de mayo de 2011

Morcilla de Verano.


Es por todos bien sabido lo que es una morcilla. En todo el territorio patrio la podemos encontrar de distintas maneras, con arroz o con cebolla. Hay quien le pone piñones y las especias varían según donde y como se haga. Pero no todo el mundo conoce las morcillas de verano. Una alternativa vegetariana que queda resultona, siempre y cuando no haya que competir con delicatessen, y no es de tan pesada digestión como sus primas de carne.
Las diferencias con las de carne están en la presentación, ya que no se embute y en alguna materia prima. Al ser vegetariana, no lleva nada de carne, ni tocino ni sangre que son sustituidos por berenjenas.

Los Ingredientes.

2 Berenjenas.
1 Cebolla.
Piñones.
Aceite.
Sal.
Pimienta (molida y en grano).
Orégano (una cucharada de postre).

La faena.

Pelamos las berenjenas, las troceamos en cuadraditos pequeños y las metemos en un recipiente con agua y sal durante al menos 30 minutos. Es aconsejable ponerle algo de peso encima para que se sumerjan, de lo contrario flotarían y no serviría de nada. Mientras pelamos y partimos la cebolla también y la sofreímos hasta que tome un tono trasparente, mientras la berenjena esta en el agua. Hay quien las deja solamente con sal, las berenjenas, para que suden esos 30 minutos.
Apartamos la cebolla y con más aceite del normal, ya que las berenjenas absorben mucho aceite, freímos las berenjenas hasta que quede blanda y dorada, señal de que esta hecha.
Juntamos la cebolla con la berenjena y le quitamos el aceite excedente. Ya solo queda echarle un puñado de piñones, salpimentar al gusto, echarle el orégano mientras mantenemos en la sartén unos minutos más, por los piñones.
La mejor manera de servirla, es o caliente o templada y sobre una rebanada de pan tostado o dentro de una tartaleta de pasta brisa acompañada de un poco de canela y un buen vino tinto de Jumilla.

No hay comentarios: