lunes, 13 de junio de 2011

Marmitako.

Si, lo se, con estos calores da la sensación que no pega un plato de cuchara como este, pero creo que basta con servirlo a una temperatura menor y podemos tomarlo en cualquier época del año. Porque aunque haga calor, hay veces que el cuerpo nos pide un guiso de cuchara.
El Marmitako es uno de esos platos típicos de pescadores, como lo es el caldero, que han adquirido su nombre del recipiente donde se preparaba, la marmita, y ya se han convertido en clásicos de la cocina tradicional. Y como tal, hay tantas variantes de este plato, como cocineros lo hagan. Lo normal es hacerlo con bonito, aunque con atún también lo encontramos con cierta frecuencia. Cualquier túnido es valido, siempre que tenga el tamaño apropiado para hacer tacos. Yo en esta ocasión lo he hecho con Melva que he encontrado de oferta en la pescadería.

Los Ingredientes (4 pax).

800 grs. Melva, limpia y troceada en tacos.
1 kg. de patatas.
1 Cebolla.1 Pimiento Rojo.
1 Pimiento Verde.
300 grs. de tomate frito.
1 Vaso de vino blanco.2 Pimientos choriceros (podemos sustituirlos por 2 ñoras)
4 Dientes de ajo.
Sal.
Pimienta molida.
Laurel.
Aceite de oliva.
Agua.

La Faena.


Lo primero que tenemos que hacer, antes incluso de ponernos a pelar patatas o cortar pimientos y cebolla, es poner los pimientos choriceros en remojo para rehidratarlos. A continuación, cortamos la cebolla en dados muy pequeños y ponemos a pochar, en aceite de oliva, mientras seguimos cortando los pimientos, en dados más grandes y los ajos, muy pequeños. Seguimos pelando las patatas y cortándolas en trozos, preferible al estilo "patatas encontradas", es decir cortando un lado y desgarrando el resto con el cuchillo, con el objeto de que suelten más fécula y espesen el guiso. Cuando la cebolla este un rato en la sartén, añadimos los pimientos troceados y el ajo laminado hasta que todo quede dorado. Es el momento de añadir las patatas tras unos minutos, añadimos el vino blanco (el tipo que más nos guste), el laurel y salpimentamos todo. Echamos el tomate frito, removemos y enseguida vertemos agua templada, hasta que cubra la todo. Si nos gusta que predomine el sabor del pescado, en lugar de agua, podemos añadir caldo de pescado.
Una vez hidratados los pimientos, con una cuchara y con cuidado, raspamos la pulpa y la añadimos a la olla, corregimos de sal y pimienta y dejamos cocer hasta que las patatas estén, cuidando que no nos quedemos sin caldo, si es preciso, añadiremos más agua caliente o caldo.
Cuando las patatas, que es lo que más tiempo nos lleva, estén, añadimos los tacos del pescado, atún, bonito, melva.... Tapamos la olla y dejamos a penas 4-5 minutos, pues este pescado se hace enseguida, y más tiempo, nos lo secaría y se quedaría duro. Apartamos y emplatamos decorando con un poco de perejil troceado.
¡Al ataque, mis valientes! Que si yo he podido, ¿Quien no?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bueno y para mí de lo más típico del verano cuando el Bonito abunda y está a buen precio....
Solo una salvedad, creo que es mejor echar el pescado ya con el fuego apagado, ya que con el propio calor dek guiso se hace y queda mucho más jugoso.
Saludos. Frank

James McLamore dijo...

A ver si se ponen de moda estas comidas en los restaurantes, que son de toda la vida y nos encantan a todos. Mas cuchara y menos espumas