jueves, 9 de junio de 2011

Torrijas express.

Como decía la canción de Hombres G, hoy me he levantado dando un salto mortal.... y cuando estaba sacando los cereales y la leche pare el desayuno, he experimentado un cortocircuito en mi simple materia gris que me ha llevado a coger del frigorífico un huevo y ponerme a hacer unas torrijas con el pan que sobró de ayer. Como tenía en casa leche con canela, no me ha llevado más de unos minutos hacer este postre típico de Semana Santa. Creo que ver todas las mañanas en la barra de la cafetería, donde voy a por ese café bien cargado que haga de mí persona, las torrijas llamándome y yo resistiéndome día tras día, ha provocado este inesperado comportamiento en mí. ¿De que sirve resistirse si llega un día como hoy y caen las que no has caído en toda la semana?

Los Ingredientes.

6 Rebanadas de pan del día anterior
.

1 Huevo.

Leche con canela.

Aceite.

Azúcar

Canela.

La faena.

Estamos haciendo una receta de torrijas express, por lo que vamos a ir simplificando pasos, que de otra forma, quizás saldría mejor, pero nos llevaría más tiempo, y no es lo que hoy pretendíamos hacer, pues no hemos madrugado y las queríamos para el desayuno.
Cortamos en rebanadas de unos 2 centímetros el pan de vísperas. En un plato sopero vertemos un poco de leche con canela, le añadimos una cucharada de azúcar y movemos para que se disuelva. A la leche le podemos añadir muchas cosas para que dejen su sabor u otros matices, como puede ser un poco de café soluble. Yo he utilizado solo leche y de la marca hacendado de Mercadona. Dejamos las rebanadas que se vayan empapando en la leche, mientras batimos el huevo en otro plato sopero.
Mientras en una sartén, ponemos a calentar el aceite de oliva.
Pasados unos minutos, y tras haber volteado el pan, para que se empape bien de leche por los dos lados, vamos pasando las rebanadas al plato del huevo. Rebozamos, vuelta y vuelta y pasamos a la sartén con el aceite bien caliente. Freímos, escurrimos y retiramos a un plato con papel absorbente que elimine el aceite excedente.
Mientras, en un nuevo plato, mezclamos dos cucharadas de azúcar con canela en polvo, y vamos rebozando de manera homogénea, las torrijas ya escurridas. Solo queda esperar a que las torrijas se templen o se enfríen, según nuestro gusto. En caliente pierden mucho.


No hay comentarios: