jueves, 14 de julio de 2011

Cremoso de Queso.



Entre tarta de queso y creme brulee, e inspirado en los "vasitos de tarta de queso bocabajo" de directo al paladar y en el "Cremoso de la Casa" del restaurante Siglo XXI de Murcia, me ha salido un postre, que estaba rico pero no tendría claro donde encasillarlo. Lo que si es, es un postre muy fácil y rápido de hacer.

En un principio, mi propósito era hacer una tarta de queso, y buscando información en la red, encontré una original receta, en directo al paladar, invertía la tarta de queso, de tal manera que la masa de galleta quedaba encima y la mermelada en el fondo. Fácil y original, había que intentarlo, pero según iba realizando la receta, iba recordando el postre de Siglo XXI y poco a poco iba desviándome del original y realizando este postre que sin dejar de ser una tarta de queso, ciertas innovaciones la acercan a la crema catalana.



Los Ingredientes:

6 galletas María.

200 ml. nata líquida.

200 ml. leche.

200 grs. queso crema (Philadelphia).

Ralladura de un limón.

2 Huevos.

Azúcar (80 grs. para la crema).

40 grs. Harina de trigo (maizena).

30 grs. mantequilla.

Mermelada de fresa.



La Faena.




Para ir ganando tiempo, ponemos en un cazo 80 gramos de azúcar junto a la nata, la ralladura del limón y la leche y llevamos a ebullición, dejando un poco de leche para disolver la maizena. Mientras se calienta, podemos ganar tiempo haciendo la base del postre. Como la idea de hacer la tarta de queso invertida sigue adelante, debemos seleccionar los vasos donde haremos la crema. Han de ser anchos para poder meter la cuchara hasta el fondo, sin problema para poder coger de las tres capas a la vez. En el fondo, primera capa, ponemos tres cucharadas de mermelada de fresa, recordad que nos inspiramos en una tarta de queso invertida. Yo he utilizado la mermelada Seda de Hero, aunque cualquier otra es perfectamente válida. Extendemos la mermelada por el fondo, y volvemos con la crema. Disolvemos la maizena en la leche que hemos reservado y le añadimos los huevos batidos. Cuando ha empezado a hervir, retiramos del fuego para que no se nos pegue y añadimos la mezcla de maizena y mezclamos hasta que espese la crema. Solo nos falta incorporar la tarrina de queso crema y mover hasta conseguir homogeneizarlo. Es aconsejable hacerlo poco a poco para facilitar el trabajo. Añadimos la natilla a los vasos en cucharadas para evitar desplazar la mermelada o que se mezcle.

La última capa, y con esto rompo con la tarta de queso tradicional, cubrimos la crema con azúcar y quemamos con la salamandra, haciendo una cubierta de caramelo. Pero como no hay tarta de queso que no lleve una base, y siempre me ha gustado más las tartas de queso con galleta, que las de bizcocho. Trituramos la galleta y la mezclamos con la mantequilla fundida. Esa pasta la gratinamos en el horno para endurecerla y esparcimos por encima del caramelo a modo de toppings.

Y con esto y un bizcocho, hasta mañana, pues lo aconsejable es hacerlo de un día para otro, que la crema coja la temperatura ideal en el frigorífico y cuaje. Si os gusta la crema catalana y la tarta de queso, no debeis dejar de probar este cremoso.






1 comentario:

Juan Fernando Ortiz Llares dijo...

Hola buenas, soy juanjo y me gustaría contactar contigo para realizarte una propuesta.
Esperando tu respuesta dejo un cordial saludo.

Juanjo
carritus.wordpress.com
juanjoortizllares@gmail.com