martes, 28 de febrero de 2012

Buñuelos de Naranja.

Una mala planificación me llevó a intentar un postre a altas horas de la madrugada. Cosa que no supondría problema alguno si no fuese porque me faltaba un ingrediente, el principal. Intenté solucionarlo, pero como habitualmente se dice, los inventos en casa y con gaseosa. Y la verdad es que no salió nada mal. Más bien todo lo contrario, pero no para llevar a casa ajena. El día siguiente, con la cabeza más despejada, me di cuenta que apenas tenía unas horas y ningún postre preparado, habiéndome comprometido a llevar uno. El tiempo pasaba y había que tomar una decisión que vino de la consulta de los blogs que sigo habitualmente. Y de todos ellos, fue en el blog Comoju donde vi la receta que me haría salir del problema de una manera rápida y efectiva. La solución fue estos buñuelos de naranja que nunca había probado y creo que volveré a hacer más pronto que tarde.

Los Ingredientes.


1 Naranja.

200 grs. de Harina de trigo.

1 Yogurt (He usado uno de macedonia).

3 Huevos.

Azúcar.

Sal.

Levadura.

Aceite.

La Faena.

Por ser la primera vez, he seguido paso a paso el blog de Comoju. Lo primero es coger la naranja lavada y la pelamos intentando evitar la parte blanca. Otra opción es rallar la piel de la naranja. Trituramos la piel con el resto de la naranja, limpiando las partes blancas y quitando los huesos si los hubiera. Si usamos la Thermomix, vel. 5-7-9 progresivo.
Mezclamos con el resto de los ingredientes, los huevos, el yogurt, una cucharada de aceite y una pizca de sal (en Th. unos segundos a vel. 6). Por último mezclamos el sobre de levadura con la harina y lo unimos al resto de la masa batiendo hasta homogeneizar (en Th. seguimos en vel. 6)
Ponemos aceite a calentar, y cuando esté muy caliente, nos mojamos en aceite (frío) las manos para trabajar la masa, y vamos formando los buñuelos y a la sartén. Si no queremos mancharnos las manos, podemos echarlos al aceite con una cuchara. Cuando se hinchen y estén lo suficientemente dorados, los retiramos y ponemos sobre un papel absorbente. De ahí a otro plato donde los rebozaremos en bastante azúcar ya que la masa no lleva nada. Los podemos comer templados o fríos, de cualquier manera están riquísimos.
Gracias a esta receta prestada y que ahora haré mía, pude salvar el compromiso de manera sobresaliente.

2 comentarios:

Ague dijo...

Jo que rico!!! Y digo yo... Tu como estas tan delgaico comiendo estas cosas???ehhh? Me lo explique!

Chef Chof dijo...

Pues comiendolos de mucho en mucho y entre tanto mucho pure y ejercicio :)