miércoles, 25 de julio de 2012

Quiche de Morcilla y Manzana.


Hace unos días tuvimos invitados en casa, y como en casi todas estas veladas, intentamos hacer algún plato nuevo con un toque de cierta originalidad que pueda, si a estas alturas es posible, llegar a sorprender. La idea primitiva, fue la de hacer algo que no requiera la presencia del cocinero en la cocina mientras los invitados esperan en la mesa. Una empanada o una quiche cumplirían con estos requisitos. Con este propósito  nos lanzamos a la búsqueda, más algún tipo de pastel o quiche que empanada. No estuvimos mucho tiempo, cuando dimos con un receta que se acoplaba a las mil maravillas a nuestras pretensiones y fue ésta quiche de morcilla y manzana que encontré en el blog de cosas con encanto. La elaboración no tenía mucha dificultad, más bien poca, si bien algo de laboriosidad. Para hacer la masa, en lugar de comprarla ya hecha, la hicimos nosotros, subiendo aún más nuestro grado de satisfacción. 

Los Ingredientes.

Para la masa quebrada:

250 gr. de harina.
60 gr. de mantequilla.
60 gr. de manteca de cerdo.
1 huevo.
1/2 cucharada de sal.
1/2 cucharada de azúcar.
Chorrito de Vino blanco.
1 cucharada de pimentón dulce.

Para el relleno:

1 cebolla.
2 puerros.
2 manzanas Golden.
4 huevos
1 brick pequeño de nata y un chorrito de leche.
250 gr. de morcilla de cebolla
Piñones.
Sal y pimienta
100 gr. de queso (Cheddar o Emmental).

La Faena.

Como hicimos con el Lemon Pie, primero hemos de preparar la masa empezar a cocerla. Esta vez he probado una forma distinta de hacerla. El aceite de oliva ha dejado paso a la mantequilla y, sin que sirva de precedente, he suprimido la leche. En un cuenco mezclamos todos los ingredientes y amasamos con cuidado. Cuando la tengamos bien amasada, la liamos en papel film y la dejamos en el frigorífico reposar, para que gane resistencia.
Una vez sacada del frigorífico, la estiramos y colocamos en un molde. Debe sobresalir un poco. Pinchamos la masa para que no se formen pompas y llenamos el fondo con peso (garbanzos), para evitar que se deforme. Lo llevamos al horno precalentado a 180º y lo dejamos unos 20 minutos. Podemos pintar la masa con clara de huevo batida y metemos en el horno 5 minutos más para impermeabilizarla.
Para no perder tiempo, mientras tenemos la masa en el frigorífico, y luego en el horno, podemos ir haciendo el relleno.
Partimos los puerros y la cebolla, lo pochamos todo a fuego suave con poco aceite. Casi al final, cuando estén doradas las cebollas, añadimos la manzana cortada a rebanadas hasta terminar de pochar. Entonces extendemos este sofrito sobre la masa semi-cocinada.
En la sartén doramos los piñones, añadimos las morcillas sin tripa, mezclamos y lo colocamos sobre el sofrito de manzana. Y sobre la morcilla repartiremos el queso hecho trocitos pequeños.
Aparte en un bol batir los huevos, salpimentamos y mezclamos con la nata y un chorrito de leche. Vertemos el batido dentro de la masa, de tal forma que cubra todo, intentando repartirlo de manera homogénea. Horneamos a 180 º unos 30 minutos hasta que esté cuajado y con un color dorado. Los primeros 10 minutos, es aconsejable usar solo el calor inferior. Trascurrida la media hora, podemos pinchar con un palillo para comprobar el punto de cocción. En el caso que tengamos dudas.
Es recomendable hacer la quiche con antelación, para que podamos dejarlo atemperamentar, pues es  un plato que se disfruta mucho más templado que frío o caliente. 
 


1 comentario:

quiche de morcilla dijo...

Me encantan los quiches, yo también he hecho el de morcilla, aunque yo he usado morcilla de cebolla, quiero probar a hacerla también con morcilla de carne y morcilla de burgos a ver como esta.