domingo, 12 de mayo de 2013

MiBarra - Murcia.


Chipirones con Habitas
Si queremos comer en la ciudad de Murcia un buen arroz, yo no sabría donde ir. La oferta es mucha y buena. Tanto en el centro como en el extrarradio, hay innumerables sitios donde comer un buen arroz con conejo y serranas,  de verduras o de magra. Pero y si lo que queremos es tomar un arroz a banda, la situación se complica bastante. Esto no lo digo como crítica, sino desde el más absoluto de los desconocimientos. Hay sitios que tienen fama de hacer buenos arroces marineros, restaurantes de costa que han abierto sus puertas en Murcia, aunque las veces que he ido, nunca ha marcado la diferencia con lo que ya había. Y para rizar el rizo.¿Alguien me podría decir un lugar donde tomar un buen arroz caldoso en Murcia que no sea en su casa? - ¡Misión imposible!

Pues como si fuéramos Henry Stanley buscando al doctor David Livingstone, nos lanzamos a las calles buscando ese arroz que marcara la diferencia con lo existente. Llegamos a MiBarra, un restaurante de aires marineros donde las buenas lenguas nos habían dicho que allí podríamos comer ese arroz que veníamos buscando. Llegamos un sábado al medio día. Y a pesar de no haber reservado, no tuvimos problema. Es más, pudimos elegir la mesa que quisimos en el semidesértico comedor. Elegimos una mesa redonda esquinada junto a la gigantesca fotografía que preside la sala, donde una anónima pareja de veraneantes se remoja en las aguas del Mar Menor. Mientras él pesca, ella se da un baño de lodos. El restaurante, fiel a su nombre, tiene una espléndida barra con grandes ventanales para poder atender tanto a los que se sienten en el interior como los que quieran tomar algo desde fuera. La sala que nos sentamos, que poco a poco ha ido llenándose, predominan las maderas tropicales y unos grandes ventanales al exterior, que aunque restan un poco de intimidad, dan luminosidad a la sala.
Al instante de tomar asiento, ya nos han tomado nota de las bebidas y ofrecido su fresco marisco antes de ver la carta. Pedimos las bebidas y rechazamos las cigalas, los bivalvos y otras delicatesen al no querer que se subiera mucho la cuenta. Al final optamos por pedir unos huevos rotos con patatas y trufa. Que supongo que estarían muy buenos, aunque solamente lo supongo porque en lugar de este entrante, nos trajeron unos huevos rotos con patatas y jamón que rompió el camarero delante nuestro. Estaban buenos y el huevo cuajado en su punto y decorado con sal negra, pero no era lo que habíamos pedido. Dijeron de cambiarlos por los de trufa, pero en el fondo no nos importaba tanto como para hacerles tener que cocinar unos nuevos y esperar. El segundo de los entrantes fueron unos chipirones con habitas baby. Creo que deliciosos es el adjetivo que les viene como anillo al dedo.
Mousse de Higos.
Ya habíamos terminado con las cervezas y pedimos un vino tinto. En la carta tenían el afamado Honoro Vera, un garnacha antes conocido como Garnacha de Fuego y ahora muy famoso por ser protagonista en una de las cenas posteriores a la entrega de los premios Oscars. Pues ese fue el que pedimos con un buen resultado. Terminando con los chipirones vino el maître a informarnos que se habían equivocado en la comanda y que en lugar de pedir arroz para cuatro, lo habían pedido solamente para dos. Mucha puesta en escena y todo muy elegante con los detalles cuidados, pero pedimos poco y se equivocaron en bastante. Como contrapartida nos ofreció marchar una carne al centro, cosa que por el momento rechazamos.
Llegado el momento de tomar el esperado arroz, por el despiste del maître tocamos a menos, pero creo
que fue suficiente. El arroz para cuatro hubiera sido demasiado. No hay mal que por bien no venga. La valoración el arroz, notable. Si no estuviera viendo el letrero de El Corte Inglés, diría que estábamos en cualquiera de los restaurantes del Mar Menor. Ahora nos queda encontrar donde comer ese buen arroz caldoso.
Tarta de Chocolate.
El poco espacio que nos quedaba, lo ocupamos con unos postres. Yo pedí recomentación y me sugirieron la Mousse de Higos. No estaba mal, pero quizás mi subconsciente esperaba más y se sentía un poco decepcionado. Sonaba mejor que sabía. También probamos el sorbete de limón, la milhojas de crema y chocolate caliente y la tarta de chocolate y todos satisfactorios.Para cerrar cafés, asiático por supuesto, e infusiones. Al llegar la cuenta no fue demasiado elevada. Tocamos a 25 euros por cabeza. Teniendo en cuenta que la ración de arroz era a 13 euros, en condiciones normales nos hubiera subido a 30.
El restaurante MiBarra es una muy buena opción para tomar, sin salir de Murcia, esos arroces imprescindibles en la costa. Y está en la calle Entrejardines número 4, de Murcia, en la espalda de El Corte Inglés, y el teléfono para reservar es el 968282321.

Huevos rotos con Jamón.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues a mi no me gustó nada el arroz...lo encontré muy reseco.