martes, 13 de mayo de 2014

Presentación del Menú del Día - Entre Col y Col.





¿Acaso alguien sabe lo que significa el término triscaidecafobia? Al menos yo, hasta hace unos minutos no tenía ni la más remota idea. Triscaide… como se diga, es el término que se emplea para referirse al temor irracional al número trece. Y es que tiene que haber gente para todo. Lo pone en la Constitución. Pues bien, Alfonso Egea, demostrando estar libre de padecer esta fobia, nos ha convocado a un reducido número de comensales en un martes y trece. Y a pesar de que tal día como hoy, el refranero aconseja: “ni te cases ni te embarques ni de tu casa te apartes”, se ha encomendado a la Virgen de Fátima en la festividad de su onomástica para darnos a conocer el menú del día que ha diseñado para su restaurante Entre Col y Col. Un menú donde el low cost es sustituido por el producto de la plaza. Una propuesta diferente para cada día, que se empieza a elaborar según la oferta que encuentre en el cercano mercado de Verónicas, al que a diario Egea se desplaza en busca de marisco, pescado fresco o salazones. Un menú de producto que no olvida la cocina tradicional en la que la cuchara se hace protagonista, ni la creatividad del cocinero.
Entre Col y Col es un restaurante pequeño, moderno y sobre todo acogedor. Un restaurante de barra que tanto nos gusta a los murcianos. De la barra me llama especialmente la atención, aparte de los leds de los que ya hable en mi anterior entrada, la colección de productos (aceites, latas de pimentón, conservas de cristal) que tienen sobre el expositor. Mientras esperamos, degustamos un plato de olivas aliñadas de distintas variedades. Lo serio empieza con un ligero salmorejo cordobés en el que el jamón es sustituido por unas gambas. Seguimos con una ensalada templada de sepia con mayonesa de soja y huevas de trucha, y cerramos los entrantes con un cucurucho de fritura de pescado y pimientos de padrón (media pescadilla, que no se mordía la cola, salmonetes y aladroques). Da gusto comer salmonetes que sepan a salmonete y que no chorreen aceite. Es original la presentación del plato en forma de cucurucho, como si lo trajeran directamente desde el mercado. También es significativo que en cada uno de los entrantes cambiaran vajillas y cubiertos, aunque no tanto que para el pescado no trajeran pala. El plato principal es una cazuela de costillas de potente sabor con la que vuelven a cuidar la presentación al servirla directamente en una pequeña cazuelita. Termina el menú con un postre. Hoy ha sido un brownie con una salsa de yogur y miel. Un contraste acertado que conseguía mejorar, si cabe el ya de por si delicioso brownie. Aquí, a pesar de que la ración era bastante proporcionada, me supo a poco. Con gusto repetiría.
Y una vez finalizada la comida, vamos con algo más mundano como es el tamaño de las raciones, no muy abundantes, aunque al ser tres entrantes, un principal y un postre, más sería demasiado, o el precio de este menú que es de 18 euros. Un precio algo superior a otras ofertas que hay por el centro pero hay que ser realista. Entre Col y Col nos ofrece producto del día y la creatividad  de un cocinero con estrella Michelin, y eso se ha de pagar. Nadie da duros a cuatro pesetas.  


Restaurante Entre Col y Col.
Av. Alfonso X, 14. 30002 Murcia.
Tlf. 968974420.

No hay comentarios: