viernes, 20 de junio de 2014

Restaurante Por Herencia - Murcia.



Casi un mes parado, y ahora las cosas vuelven a la normalidad. Ahora que nos va a quedar un poco más tiempo libre. Ahora que con los recientes cierres de restaurantes, como San Lorenzo, nos hemos quedado, en cierto modo, perdidos y sin rumbo, debo replantearme cuál de todos los restaurantes que  quedan abiertos, que no son pocos, puede ser el nuestro de cabecera. Un candidato a ocupar dicho puesto, podría ser el restaurante Por Herencia ¿por qué no? Es, desde mi punto de vista, un restaurante con el mismo perfil, que combina tradición con modernidad, sin llegar a extremos vanguardistas, y que además tiene un gran potencial. El motivo del nombre, tiene su origen en recuerdo al padre de las propietarias, José Navarro, fundador de Bodegón Los Toneles.
Para ir a Por Herencia se tiene que ir a casico hecho, pues no es fácil dar con él de casualidad, ya que está en una pequeña replaceta situada entre la calle San Antonio y Cánovas del Castillo que lejos de ser un hándicap, es la primera ventaja al ganar la terraza un plus de tranquilidad. La decoración, tanto exterior como interior ha sido cuidada con esmero. Del exterior destaca el hierro oxidado que cubre los pilares separados por grandes cristaleras que iluminan el interior. Del interior, en un comedor con capacidad para unas sesenta personas, la pared de piedra labrada resalta y da el toque rustico de la tradición. Muy armónico si no fuera por el perchero que nos encontramos de frente nada más entrar. Pero el interior casi que es prescindible con la terraza que tienen. Solamente los días climatológicamente infernales no podríamos aprovecharla, y esos días mejor quedarse en casa.
En los últimos meses hemos tenido la oportunidad de ir a Por Herencia en varias ocasiones, y en circunstancias totalmente distintas. Hemos hecho comidas familiares, de amigos, con niños y sin ellos, para tapear o a comida de mantel y sobremesa, siendo siempre el resultado bastante satisfactorio. La carta ofrece una amplia oferta de entrantes, aunque si lo que queremos es salirnos de los más convencional, salazones, marineras, croquetas o caballitos, podemos optar por empezar con unos canelones de rabo de toro, un piquillo relleno de perdiz o los dados de bacalao rebozados con alioli negro. Para mí un imprescindible son los bastones de berenjenas con salmorejo. Incluso solamente el salmorejo, lo bordan. Digno de “Master Chof”. Dejando a un lado las distintas variedades de croquetas, los huevos rotos en distintas versiones y las ensaladas, de manera subconsciente, asocio Por Herencia a la carne, y aunque en alguna ocasión hemos pedido calamares, o incluso una vez pedí su “bomba de merluza”, es más habitual que pidamos carne. Además del secreto, paletilla o solomillo, podemos escoger entre opciones más tradicionales como son las manitas de cerdo, o más emblemáticos como es el nido de ternera que popularizó D. Raimundo González. En nuestra última visita dimos buena cuenta de estos dos platos. No siendo yo muy de manitas, me parecieron bastante buenas, pero lo mejor de ambos sin duda alguna fue la salsa que los acompañaba. Del nido lo más criticable que encuentro es la morfología, que dista mucho de parecer un auténtico nido. Si además acompañamos estas carnes con vinos en los que la relación calidad precio es buena, podemos disfrutar y mucho.
Buenos entrantes y buenos principales. ¿Serán capaces de cerrar el círculo? Sin duda los postres no
desmerecen la calidad de la comida de Por Herencia. ¿He dicho los postres? Quería decir el postre, pues siempre he pedido el mismo, la leche frita que sirven flambeada y acompañada de helado de turrón. Y aunque desde mi primera visita han subido el precio de este postre un euro, a mí, me merece la pena. Pedir siempre el mismo no quiere decir que no haya probado otros como el sorbete de mojito o las más económicas tartas de queso, caramelo o chocolate. Y que no he probado bastantes más (coulant, arroz con leche...) Todos bastante buenos y dulces. 
Una vez dado cuenta de la comida, alargándola incluso con el café en una sobremesa en la terraza, pedimos la cuenta. Generalmente pedimos cosas al centro, por aquello de probar más platos. En conclusión, el buen ambiente, la calidad de los productos y el precio que suele rondar los veinte, veinticinco euros por cabeza, hacen que Por Herencia sea uno de los firmes candidatos a convertirse en nuestro particular restaurante de cabecera.


Restaurante Por Herencia.
C/ Cánovas del Castillo, 9. 30003 Murcia.
Tlf. 868974600.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

El calamar buenisimo...el salmorejo con berenjenas...la tarta de queso....se nota la mano de esa estupenda cocinera!!!!

Anónimo dijo...

Normalmente voy a comer o cenar los fines de semana, pero también he ido un par de veces al menú de medio día y es extraordinario. Comida casera, como si estuvieras en tu propia cocina. Una atención de lo más familiar y correcta. Y todo por diez euros. Lo recomiendo.