miércoles, 9 de julio de 2014

El Pulpito - La Manga del Mar Menor.


Nada nuevo bajo el sol es una frase que uso muy a menudo, quizás demasiado y en esta ocasión puede que sí con razón, pues, y no se me entienda mal, prácticamente todo lo que tomamos en el Pulpito de La Manga, lo podemos encontrar en la mayoría de bares y restaurantes de la costa española. Esto no es nada malo. ¿Acaso no hay en literatura obras que copian un estilo o la temática y son verdaderas joyas literarias? Una cosa bien distinta ya es la presentación, la calidad y el tratamiento del producto. Mejor es repetir bien que innovar bodrios. Además en esta época del año, inauguramos el verano, un aliciente a tener en cuenta, es la terraza. Que la haya o no, el entorno o la disposición de las mesas son detalles que pueden mejorar muy notablemente una buena velada.
Cuando llegamos al Pulpito, el restaurante del Club Náutico del Puerto Deportivo Tomás Maeste, antes Lebeche y antes de Lebeche, Noray, lo encontramos muy cambiado. Prácticamente le han cedido todo protagonismo a la terraza y a la barra que mira al exterior. Prueba de esto es que cuando reservamos ni preguntaron si queríamos terraza o salón. Directamente nos mandamos a la terraza, cosa que seguramente hubiéramos pedido. Otros años, a la hora de la comida, la terraza ha sido un total fracaso al no acompañar la temperatura. Es muy incómodo comer a más de 30ºC. Los nuevos gestores, conocedores bien de la explotación de Terrazas, en Murcia tienen desde hace años un local en la Plaza de Santa Catalina, han puesto un toldo en condiciones con vaporizadores para rebajar las temperaturas y crear un ambiente agradable. El verano es muy corto y no deben perder las comidas. Además, presumen de arroces y por aquí somos poco de cenarlos.
Valorando por encima la carta me remito a mis primeras palabras. Nada nuevo bajo el sol. Ensaladilla rusa, marineras, tigres, caballitos y una importante oferta de arroces, mariscos, bivalvos y pescados copan la oferta. Sin olvidar la carne, por supuesto. Quizás la tempura de verduras con foie y alguno de los postres rompe ligeramente esta línea. Empezamos pidiendo pulpo. Sería casi sacrílego ir a un restaurante que se llame Pulpito, que esta sea su especialidad, que nos guste mucho el pulpo y no pedirlo. El tamaño que tiene su pulpo es pequeño, de ahí el nombre de pulpito, como nos explicó uno de los camareros, pero delicioso de sabor. Hacía tiempo que no tomaba uno así. Había que pedirlo. Hay que pedirlo. Al mismo tiempo trajeron los buñuelos de bacalao, que más que buñuelos, no es una masa frita, yo diría que son más bien soldaditos de Pavía al ser un taco de bacalao rebozado. -¡Juraría que esta misma frase hace no mucho también la escribí! Casi sin respiro trajeron las coquinas cocidas, por lo que tuvimos que pedir que esperara un poco el resto de platos. A este ritmo terminamos de cenar en menos de media hora. Finalizamos la cena con los calamares rebozados, la verdura en tempura y los boquerones. Es difícil fallar con estos platos cuando el producto es fresco y bueno. La verdura venía acompañada con una salsa de foie que le da un toque distinto. El vino que pedimos, o mejor dicho, que nos recomendaron para acompañar fue De Alberto, un verdejo de Rueda que mejoró mucho en cuanto lo dejamos unos minutos en la cubitera. 
No tenía muchas ganas de postre, e iba a declinar la oferta hasta que oí las palabras mágicas de boca del camarero, Tarta de Asiático. En un principio mi subconsciente me traicionó y me hizo pensar en la Tarta de Paparajotes de @juanlaxcooking, pero luego recordé que también había creado esta de asiático y como todo el mundo sabe, las ocasiones las pintan calvas. Es cierto que no es un asiático, pero es una tarta donde están muy presentes, aunque de manera muy sutil, los sabores típicos de este cartagenero café y muy suave de licor que la hace apta para todos los públicos. También hubo quien pidió la tarta de la abuela, pero creo que los del asiático acertamos. No hay color. Cerramos la velada con los cafés y una breve sobremesa pues el día de sol, playa y barco nos habían dejado semi-cao. A la hora de pagar me pareció incluso un poco barato, cosa que choca con los comentarios que los usuarios hacen en tripadvisor. De hecho, allí recomiendan comprobar que los precios de la cuenta coincidan con los marcados en la carta. Cosa que procedí a hacer al escribir esta crónica y tenían razón, aunque esta vez a nuestro favor pues se olvidaron de cobrarnos el pulpo, cosa que en cierta medida compensaron al cobrarnos 6 euros en un café con nata. Si, seis euros que entiendo que fue otro error.


Restaurante El Pulpito.
Puerto Tomás Maestre (Club Naútico). 30380 La Manga del Mar Menor.
Tlf. 968142801.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estuvimos el viernes en el nuevo restaurante del Club Naútico de La Manga El Pulpito. Siempre hemos ido con los anteriores nombres y dueños. Ahora está más bonito que con anteriores dueños, pero que desilusión "jamás volveremos" Nos ofrecieron de primero pulpo, dicho pulpo estaba tan blando que parecía puré aunque por lo menos el sabor era bueno. Los caballitos lo mejor. Las almejas parecían más bien chirlas que almejas y vinieron hirviendo que saltaba el aceite, le dije al camarero que me iba a manchar y así fue me salto al vestido. 100gr de gambón vinieron solo dos. El lenguado estaba blando y el precio nos pareció excesivo y miramos la factura, y por una botella pequeña de vino habían cobrado 15€ al preguntar si eso era correcto miraron el precio y dijeron se habían confundido ya que esa botella pequeña de Martín Codax costaba 12€ y no 15€.El lenguado en la factura ponía 18€y habíamos visto en la carta que costaba 15€. También dijeron se habían confundido. Ya vamos con 6€ de más y el resto ya ni miramos. No tenemos costumbre de mirar nunca la factura pero al ver que era excesivo y encima con mal servicio nos encontramos con eso. Una pena ya que no volveremos y nosotros hemos ido siempre mucho a los anteriores ya que tenemos barco en el puerto.

Anónimo dijo...

Yo también estuve cenando ahí y una y no más..... Cuando una comida es buena, uno sale con sensación de placidez y no mira ni la cuenta....... Pero hay cuando cenas tirando a mal y la factura corresponde a un estrella michelín...... Se te queda una cara......

Anónimo dijo...

Anoche cene en El Pulpito y me sentí realmente ESTAFADA. En la carta aparece 100 gramos de gamba roja al precio de 15 euros y lo pedimos. La sorpresa fue que trajeron un plato con cuatro langostinos de escaso tamaño y una cigala de tamaño ridículo abierta por la mitad.
Al llegar la cuenta nos llevamos la sorpresa de que esas cuatro "gambas" habían pesado 150 gramos (increíble) y nos cobraban la "módica cantidad" de 22 euros por ellas y 15 euros por UNA CIGALA.

Esta claro que NO VOLVERE y eso que habíamos ido antes varias veces pero nunca nos había pasado esto..