sábado, 11 de octubre de 2014

Restaurante Gandhi. - Murcia.



Samosa´s
Mohandas Karamchand Gandhi ha sido uno de los grandes teóricos que modificaron con su actuación, la configuración política e ideológica del mundo en el S. XX. Conocido como Mahatma, alma grande, sobrenombre que le otorgó Rabindranat Tagore al considerar que tenía unas facultades espirituales superiores, se convirtió en el padre espiritual de la India independiente y del movimiento de la no violencia y de la resistencia civil. Y hasta aquí la referencia histórico-biográfica, porque Gandhi también es el nombre del restaurante Indio que no hace mucho ha abierto al público en la plaza de Cristo del Rescate, una de las más exóticas y cosmopolitas del panorama gastronómico murciano. Con solo cruzar la plaza podemos hacer un viaje gastronómico intercontinental. Este no es el primer local que regentan. Están instalados en la urbanización Rocío del Mar de Torrevieja desde 1993.
 Es cierto que visitar un restaurante indio, ya no es tan exótico como hace un tiempo. Cada vez hay más restaurantes de este tipo o de cocina internacional en los que elaboran platos hindúes y nuestros paladares se han ido acostumbrando a sus recetas. Pero visitar un hindú autentico y que esté tan cerca, siempre da un plus. Un restaurante de cocina tradicional radicalmente diferente a la nuestra, donde los aromas y sabores impregnados de especias, en ocasiones extremadamente picantes, nos ofrecen una experiencia maravillosa. Términos como curry, cúrcuma, naan o tandoori cada vez nos son menos extraños. Señal de que la comida india poco a poco ha entrado en nuestra dieta.
Rogan Josh de cordero.
Tomamos asiento en el pequeño salón presidido por la imagen de Mohandas caminante, en unos asientos de madera labrada con el nombre del restaurante. Siguiendo nuestra costumbre, nos dejamos asesorar por la casa, que ellos saben más de esto. La única condición que ponemos es que no haya nada de eso que los mejicanos dicen que repica. Porque pica cuando entra y pica cuando sale. Para los amantes del picante pedimos una salsa especial aparte. Empezamos la cena con las Samosa´s, unas empanadillas fritas rellenas de carne y verdura. Las trajeron acompañadas de cinco salsas para poder combinar. Las cuatro que suelen traer, más una extra picante que pedimos. La que más nos gustó fue una de mango ligeramente dulzona. Seguimos con el Tandoori Mixed. El tandoor es un horno cilíndrico en el que se cocinan los alimentos, como los naan. Es típico del norte de la India y Pakistán. Aunque eso de seguir es un decir, como en el restaurante apenas había tres mesas ocupadas, trajeron los pedidos con una cadencia de tiempo menor de lo deseado. El tandoori Mixed está compuesto por un variado de pollo tandoori ligeramente picante, aunque no tanto como lo suelen cocinar en el sudeste asiático. También había una pieza de pollo tikka, otra de cordero tikka y otro de kebab. Acompañado por el arroz especial Gandhi y unos naan, un pan plano del que ya hablamos en la entrada que hicimos del restaurante Indio Paras de Los Belones. Un Peshwari Naan, de coco, almendras y pasas, -hay que pedirlo- y un naan de queso. Terminamos con el pollo Tikka Masala y con cordero al Rogan Josh, una salsa de tomate, yogur y especias. Ambos platos son de sabores suaves aptos para todos los paladares. Una cena muy europeizada para unos estómagos cobardes como los nuestros.

De postre estaban escasos. Solamente, yogures aparte, nos pudieron ofrecer unos Gulab Jamuns, una bola de masa frita, bañadas en un almíbar y aromatizada con cardamomo y un poco de coco. Escaso pero rico. Café, pero solamente café ya que las infusiones no están a la altura de lo que debieran. A la hora de pagar tocamos a unos 20 euros por cabeza. Un precio que sin ser una ganga, está dentro de lo lógico y normal. En esta primera visita, nos hemos dejado muchos platos sin probar, por lo que no nos queda otra que volver a Gandhi, un día que estemos más valientes, para probar esos sabores tan especiados y picantes característicos de la cocina hindú.  



Restaurante Gandhi.
Pl. Cristo del Rescate 6. Murcia 30003
Teléfono 968212145.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Lima Limón Bistró - Murcia.



Leche de Tigre.
Con ganas de más, así debo definir la última visita que hicimos a Lima Limón.  Situado en el local donde en su día estuvieron “Los Pinchos de Andrea” de Juan Luis García, sumiller de Casa Marcial, y más recientemente  el gastrobar “Milhojas”, abre sus puertas un proyecto en el que Álvaro Morales (Meloso Gourmet) y Renán Moscoso nos proponen un ilusionante viaje gastronómico siguiendo la evolución histórica del limón. Así, nos ofrecen recetas típicas del Sudeste asiático de donde es originario,  como son las gyosas, o el baba ganoush de Oriente Medio, pasando por Europa, donde los andalusíes lo cultivaban, finalizando el trayecto en América Latina, donde lo llevaron los conquistadores hispanos y de donde nos traen los ceviches,  los nachos con guacamole y jalapeños o la propia lima. Todo un viaje gastronómico por la cocina internacional de la mano del cítrico imprescindible en las mesas murcianas.



La original decoración se caracteriza por un máximo aprovechamiento de sus reducidas dimensiones, pero sin agobios y un ambiente étnico-cítrico con micro-huerto incluido. Los manteles de papel representan el mapa del recorrido del limón por los continentes (con el limonero, por el mundo entero). En cuanto a la carta, sinceramente, creo que es una faena para los amantes de la comida exótica. Muchas cosas apetecibles y un solo estómago. Si no vais muchos, es recomendable pedir medias raciones para poder probar más cosas o el completo menú degustación que ofrecen por 20 euros. Nosotros no lo hicimos y nos tuvimos que dejar muchas cosas para probar en nuestra próxima visita. La carta de vinos, elaborada por el sumiller Antonio Chacón, no le va a la zaga. Muchas y variadas referencias procedentes de diversas regiones vinícolas nos invitan a hacer otro viaje, esta vez enológico. Y lo que es mejor, a un precio extraordinariamente competitivo. No tienen un solo vino que nos dispare la cuenta.

Pudimos probar el salmorejo cordobés con virutas de huevo y salmón con un intenso sabor a aceite de oliva, el ceviche mixto de pescado y marisco con pulpo, calamar y mejillones y un imprescindible, el tartar de salmón con algas wakame y ponzu de lima. Maravilloso. También nos dieron a probar la energética leche de tigre. El brebaje marino sobrante de los ceviches, que antaño se regalaba y del que dicen que quien lo toma, según la tradición, se convierte en todo un “tigre”. Para visitas posteriores quedan en el tintero, sushi aparte, el risotto a la murciana, la escalibada, el tataki de atún, el wantón taurino o la carrillera al monastrell.

Todo lo que tomamos lo acompañado de vinos del nuevo mundo y de postre, como no podía ser de otro modo, paparajotes, aunque la tarta de la abuela no desmerece. Cerramos la velada con café, limoncello y un original verdejo de Rueda semidulce de Javier Sanz Viticultor, por cortesía de la casa. A esto hay que añadir una cuenta que apenas sobrepasa los 20 euros por cabeza y la necesidad imperiosa de volver más pronto que tarde. Un trato exquisito en un ambiente acogedor son la guinda de un proyecto al que deseamos un largo viaje en el tiempo. 

Ceviche mixto.

Lima Limón Bistró.
C/ Paseo Marinero Luis de Torres, 3. Murcia 30007
Teléfono 968967306.