martes, 23 de junio de 2015

Taburete Gastrobar - Murcia.


¡Vámonos de tapas! Murcia tiene un buen tapeo, y depende de  lo que vayamos buscando tenemos que saber hacia donde debemos dirigir nuestros pasos. Si queremos un tapeo de lo más clásico, de marisco, salazones y pulpo, son las barras de los restaurantes de mantel blanco los que mejor producto suelen servir. Si buscamos lo más típico, caña y marinera, algún caballito o unos buenos tigres, que mejores sitios que las terrazas de las plazas Santa Catalina y de las Flores, con permiso de Alfonso X, por supuesto. ¿Y si queremos algo diferente y económico? Indudablemente que, aunque solamente sea por cantidad, la mejor zona para tapear suele ser toda la zona universitaria.  Aquí podemos encontrar todo tipo tapeo. Los hay que se remontan en la noche de los tiempos. Que levante la mano quien no ha intentado batir su propio record de reclutas de una sentada llegando a perder toda la sensibilidad de las papilas gustativas. Están los nuevos de cocina creativa, los low-cost para universitarios y  low-cost para foodies, los japos, las cervecerías y las hamburgueserías. Una amplia oferta que le da a la zona un ambiente todo lo cosmopolita que puede ser una ciudad como Murcia.
Hoy hablamos del Gastrobar Taburete, un perfecto desconocido para nosotros hasta que el deambular de una agradable noche de verano nos llevó hasta la calle Simón García. Muy pequeño y caluroso en el interior, si tienen aire no lo tenían puesto, y con mesas de taburetes, como no podía ser de otra manera. Optamos por acomodarnos en la terraza en una mesa en la que una familia se levantaba cansada de esperar a que trajeran la cuenta. ¿Ha sido buena decisión quedarnos?  Vale que no fue instantáneo, pero enseguida nos trajeron la carta y prepararon la mesa. Una carta bastante extensa que requiere varias visitas para poder probar todo lo que nos gustaría, y variada. Lo mismo nos podemos pedir unas croquetas de boletus con crema de castaña, un crujiente de berenjenas o un tataki “mar y tierra”.
Comenzamos pidiendo los nachos con guacamole, una ración bastante pequeña, pero a 2,5 euros, nos podemos permitir repetir e incluso tripitir. Yo personalmente hubiera probado el gazpacho de remolacha con cremoso pero reconozco que no me dan todos los caprichos que quiero. Otra buena opción hubiera sido la esfera de queso de cabra con almendra al PX.  En la ensalada no había margen para la negociación, íbamos a probar la ensalada wakame con lechuga baby, tomates cherry, anacardos, mango, alga wakame y huevas de tobiko. Todo un acierto, aunque no iba a ser el único, ya que los huevos trufados, servidos en cazuelitas de hierro, no tienen nada que envidiarle a los del famoso restaurante de la calle paralela. No dejamos la mínima prueba de que en esa olla hubieran servido unos huevos pochados. Pero no probamos los canelones de vieira, las gyozas, el sushi o el tartar. Demasiado estamos dejando en el tintero, como esto siga así, la segunda visita no se hará esperar mucho.  Los platos fuertes que tomamos son el Gallo Pedro frito, que lo sirven rebozado sobre una cama verduras “al dente”. Curioso, pero rico. Terminamos con un secreto de Angus acompañado de unas mini patatitas casi más buenas que la propia carne. Otras opciones son la carrillera de cerdo “homenaje a Murcia”, el bacalao confitado, el palo catalán de solomillo o el plato imprescindible en todos los locales de este estilo, su  hamburguesa “Gourmet”.
Cerramos con un postre, desechando la tarta del “abuelo”, y el mousse de queso con mermelada. Nos decantamos por la tarta fría de Ferrero, lo suficiente dulce para poner la guinda a la velada amenizada por la música que salía del concierto que a esas horas estaba a punto de terminar en la plaza de toros. Con los cafés, alguna copa de vino y alguna cerveza, la cuenta ascendió a menos de 20 euros por cabeza. En una cena informal sin mantel y con servilletas de celulosa, en la que el servicio fue atento. Buenas razones para volver a probar todos esos platos que no pudimos en esta primera visita, comprobar el nivel de su sushi, o para repetir otros de los ya degustados.


Taburete Gastrobar.
C/ Simón García 49. - Murcia
Teléfono 968966720.


martes, 16 de junio de 2015

Cervecería Grand Place - Murcia


¿Tenéis tiempo para una cerveza? Siempre hay tiempo si la cerveza es gratis, buena y fresca. Últimamente están proliferando los bares que pretenden poner la cerveza de moda, pero ¿Acaso alguna vez ha dejado de estarlo? En una ciudad donde la temperatura media anual ronda los dieciocho grados, y superando en verano, de manera puntual, los cuarenta, la cerveza nunca puede pasar de moda. Otra cosa muy distinta es que nos ayuden a conocer y a sacarle a la cerveza un mayor rédito. Sabemos que los cereales, fundamentalmente cebada y trigo, agua, levaduras y lúpulo son los ingredientes básicos de este milenario brebaje que ya se consumía en la antigua Mesopotamia, y que a los murcianos nos gusta la Estrella de Levante bien tirada y fresquita, pero hay todo un mundo detrás de la cerveza y gracias a este tipo de establecimientos, poco a poco, los legos en la materia que queramos adentrarnos en este mundo, iremos descubriendo tipos de fermentaciones, variedades, ingredientes, marcas, procedencias y curiosidades de la cerveza. Así, con un fin didáctico, y otro económico, ha abierto en la calle San Lorenzo la Cervecería Grand Place, con una oferta de más de 100 cervezas de todo el mundo donde las belgas tienen un lugar más que privilegiado.

Empezamos tomando una cerveza y terminamos disfrutando de una interesante cena con cata incluida que nos dejó un buenísimo sabor de boca, aunque más por lo bebido que por lo comido, pero claro, ese era el objetivo al fin y al cabo. La cata empezó con la “Pilsner Urqell”, la Pilsen por excelencia (Larger), considerada la primera cerveza elaborada siguiendo este proceso, acompañada de unas empanadillas rellenas de queso azul y anchoas y otras de salchicha con mojo picón, aunque estas no me llegaron. A la Pilsner le fueron sucediendo la refrescante “Sanwald Heze Weizen”, una cerveza de trigo de alta fermentación que embotellan sin filtrar, y que puede ser una perfecta alternativa a las más conocidas “Erdinger” o “Franziskaner”. La tercera fue una Ale, una histórica y centenaria  cerveza belga, creada como “Victory Ale” para celebrar el final de la Gran Guerra pero rebautizada como “Duvel” cuando un bebedor asiduo de esta marca, años después la definió como un verdadero diablo, seguramente por su alta graduación "nen echten duvel”. Cruzamos el Ecuador de la cata con una Trapense holandesa, “La Trappe Dubbel” una de las pocas cervezas trapenses que se produce fuera de Bélgica siguiendo los parámetros que marca el consejo regulador. Y cerramos con el toque afrutado para acompañar al postre. Una de las especiales, la Timmermans de frambuesa.

Además de las empanadillas, la ensalada templada de la casa con lechuga, pollo, bacon, queso de cabra, picatostes y salsa rosa, ligeramente subida de vinagre, acompañó la cerveza de trigo. Una tosta bañada con salmorejo, con bacaladilla empanada y unos pimientos a la Duvel. Cerrando los salados la tabla de salchichas alemanas y patatas para la trapense. En otras ocasiones en las que hemos estado en Grand Place, también hemos probado de la carta, y con acierto, la salchicha alemana envuelta en una tortilla de maíz con queso fundido, los burritos de pollo, su versión de las bravas (strong), cerrando la velada con unos montaditos de solomillo y foie.  De postre sirvieron unas torrijas bañadas en cerveza con una reducción de cerveza de frambuesa. Yo personalmente me quedo con la mini tarta Guinness o la de chocolate blanco y dulce de leche que me parecieron deliciosas. En resumen, en la cervecería Grand Place pudimos disfrutar de una velada en muy buena compañía, que nos acercó al amplio y complejo mundo de la cerveza. Una pequeña muestra a modo de introducción nivel aprendiz donde nuestro Cicerone ha conseguido sembrar el gusanillo por probar nuevos tipos y marca. Como dijo Rick en  Casablanca  "Louis, presiento que este es el comienzo de una gran amistad."


Cervecería Grand Place.
C/ San Lorenzo 5. - Murcia
Teléfono 968907766.
http://www.cerveceriagrandplace.com