martes, 18 de agosto de 2015

Restaurante La Tropical - Los Alcázares.



La pasada semana actuó en el festival de teatro, música y danza de San Javier el Ballet clásico de San Petersburgo con su representación de Giselle, y para la ocasión, acomodamos a la familia, amantes de la danza, en las gradas del auditorio del parque Almansa, y para nosotros, amantes del buen yantar, reservamos una mesa en un palco instalado en el Restaurante La Tropical de Los Alcázares. Fue con nocturnidad y alevosía, pero sin premeditación, pues lo decidimos a última hora y reservamos de camino. Aunque era domingo noche, mesa para dos no fue difícil encontrar.
La tropical es un restaurante de pueblo de los de toda la vida, al que sus más de 75 años de existencia, abrió sus puertas en el 36 del siglo pasado, le han dotado de la solera suficiente para convertirse en uno de los locales más emblemáticos de la zona, con un servicio y una cocina muy por encima de la media. Al entrar por la puerta de la calle Santa Teresa, nos encontramos de frente con una larga barra, que exhibe en sus expositores una amplia selección de productos frescos que ofrecen (quesos, marisco, tapas, pinchos), y da paso a un no muy grande comedor, forrado en maderas de cuyas paredes cuelgan fotografías antiguas de la localidad.  Me llama la atención las esculturas circenses que decoran la sala. Con la terraza casi doblan su capacidad de mesas.
La carta, elaborada por el asesor gastronómico David López (@dlcocinero), de quien ya hemos
hablado, y probado sus creaciones en el ya cerrado Milhojas Restobar (riquísimos los boca-bits de alga nori o los cortes de parmesamo) o en Palco 41, actual Palco del Parlamento, y llevada a cabo por el equipo de La Tropical cuyo jefe de cocina es Sergio De Gea,  hace guiños a la cocina de vanguardia, sin perder de vista la tradición. A las nuevas tendencias importadas, tartar, tataki, ceviche… se le suma una cocina de calidad y producto. Sería difícil entender en el entorno del Mar Menor un restaurante que no tenga en su carta un caldero como Dios manda.
Si ellos mezclan producto con modernidad. Nosotros no vamos a ser menos, así que para comenzar probamos su refrescante tartar de salmón con mahonesa de encurtidos. Demasiados platos que queremos probar y solamente tenemos dos horas de función para probarlos. Los envoltini crujiente de gamba y salsa teriyaki, el carpaccio de lengua de ternera o foie de rape con migas marinas tendrán que esperar. La decepción vino de la mano del pulpo a la llama con puré de sobrasada y berenjena quemada. Es cierto que la receta está muy bien pensada, tierno por dentro y crujiente por fuera, pero el fuerte sabor a quemado a mí no me gusta nada. Otra cosa muy distinta fueron las alcachofas con foie y crujiente de jamón a pesar de no estar en temporada. Terminamos los entrantes con un huevo campero 62° 50’, setas estofadas, foie casero y glace de ternera. En La Tropical, es normal encontrar platos acompañados de emulsiones, helado de cilantro, gel de vino o caramelo de cerveza. Terminamos con unos panecillos de presa en adobo y mayonesa de Ras el Hanut (mezcla de especias de origen magrebí), y con otro de solomillo y foie. Todo regado con un tinto, Viridiana, un roble de Ribera de Duero.
Como casi siempre lo mejor vino con el postre. Creo que sin darme cuenta me estoy convirtiendo en un fan casi incondicional de los postres de David López, no tanto de su pulpo. Nos decantamos por la torrija de Baileys con helado de chocolate y pipas de calabaza garrapiñada. Todo un acierto. Hubiéramos repetido si no fuera porque tuvimos que pedir la cuenta, aproximadamente 37 euros por cabeza, y salir contentos con el servicio recibido, pero con cierta urgencia para llegar a tiempo para la ovación final del maravilloso ballet clásico de San Petersburgo.
  

Restaurante La Tropical.
C/ Santa Teresa 66, Los Alcázares.
Teléfono 968575005



No hay comentarios: